lunes, 8 de noviembre de 2010

Zagreb

"En el hotel de Zagreb están alojados dos cameruneses, un chaval joven que es futbolista y su representante, han venido a fichar por algún equipo de la ciudad. El chico se dirige continuamente a la recepcionista del hotel llamándole "mama", el bar esta cerrado y necesita agua mineral para beber, porque tiene problemas de estomago. La señora de la recepción esta molesta de que la llame "mama" y empieza a mosquearse.

En Africa del Oeste todo el mundo se dirige a una señora mayor llamándola "mama", no hay mayor signo de respeto"

Dejo Trieste con un aguacero que no veo ni el cuenta kilómetros de la moto. A la media hora de haber entrado en Eslovenia me da un ataque de pánico. Me meto en un café que tenían internet para ver el correo y no tengo forma de acceder a mis cuentas, repito todo y no hay forma, insisto y se bloquean. Pienso en el ataque de un cracker indio del último locutorio de Trieste que me mosqueo al pedirme la documentacion, imagino que me ha pillado todo los datos y que ha bloqueado la cuenta del banco y que me va a mangar los 316 euros que tengo, veo bichos por todas partes, pienso en llamar a Madrid y anular tarjetas y todo. Salgo con la moto bajo la lluvia, lleno de nervios, la paranoia cabalga conmigo, llego a Lubiana e intento de nuevo entrar al correo y lo consigo, todo esta bien, no ha pasado nada, sigo teniendo los 316 euros, todo me lo he montado yo. Luego me di cuenta de mi error.

Llego a Zagreb anocheciendo, derrotado. Solo he podido hacer 250 Kms pero estoy agotado. Necesito secarme, una cerveza y dormir.

Zagreb, a 2250 ms de Madrid.

1 comentario:

Luis Miguel dijo...

Asi me gusta que mantengas las buenas costumbres de una cervecita antes de dormir como cuando estabamos de noches tu y yo.

Firmado:
Papa xaquirin jejeje.

Venga animo y no veas bichos.